Un lugar donde un hombre de Florida (Uruguay), la capital de la Piedra Alta, cuenta de todo un poco, sobre su pueblo, su vida, sus viajes, su familia y más que nada, sobre su Florida natal. Tambien mucho sobre mi querido Camino de Santiago.



Tuesday, March 31, 2009

Martin Aquino.-

El gaucho Martin Aquino, arreando tropa un Cerro Largo, joven, rebelde y perseguido.

Un rato despues de su muerte, cuando de acuerdo a los partes policiales, al sentirse rodeado, se dispara su ultima bala, para lograr la libertad final.
A los mas veteranos, quiza nos haga recordar las fotos finales del Mincho Martincorena, los argentinos del Liberaij o las mismas de Ernesto Che Guevara en Bolivia.

Martín Aquino, el último Matrero.-

Siendo fiel a mi costumbre de comportarme como un ratón de biblioteca, siempre ando buscando diferentes temas y artículos para saciar mi curiosidad, la televisión no es uno de mis aparatos preferidos, por lo tanto dedico casi siempre mi tiempo libre a leer.
El otro día leyendo por enésima vez Tacuruses, me detuve en el poema Matrero, lo cual me llevo a divagar por todos los rincones de mi memoria y de mi computadora, hasta que me tope con Martín Aquino, un personaje realmente interesante, al cual todavía no se le ha dado su etiqueta final en la historia del Uruguay, leo y leo pero todavía no se si era un delincuente, o la ultima expresión de libertad del gaucho.
No me animo a juzgarlo, por falta de material informativo que sea objetivo, por lo tanto sigo buscando, pero dejo aquí algo para leer, a quien le interese, puede seguir los siguientes enlaces.
http://www.larepublica.com.uy/comunidad/72572-disparen-contra-martin-aquino
http://www.analisis.edu.uy/monografias/aquino_gozalez.pdf este es un estudio bastante completo hecho por Silvia González. De quien no tengo más referencia que su nombre y que aparece aquí http://www.analisis.edu.uy/

Monday, March 30, 2009

La juventud.-

El gran maestro Miguel Ángel esculpió La Pieta a los 23 años de edad.


Nos torturamos día a día, con el tema de la juventud actual, las páginas de los diarios y revistas tienen una continua letanía de cosas hechas por los jóvenes, la mayoría de las veces se reportan las fechorías que ellos hacen. Pocas son las veces en que algo positivo se reporte, cuando probado esta, que ellos son un fiel reflejo de lo que somos nosotros, como dice el viejo dicho, “la fruta cae siempre cerca del árbol”.

Soy un convencido de que si a los jóvenes se les da su espacio y la educación necesaria pueden llegar a hacer maravillas, pero si los embretamos y les cortamos las avenidas de crecimiento, los condenamos a expresar su rebeldía de las maneras más arteras y dañinas posible, como método de expresión y desarrollo.

En la historia hay una cantidad enorme de jóvenes que lindaron en la genialidad, de la misma manera que están los que dieron rienda suelta a la maldad y el daño. En los tiempos antiguos se volvían artistas, guerreros, músicos, artesanos, granjeros o marineros, de acuerdo a la tradición familiar que traían en sus venas desde el nacimiento. Es decir tradicionalmente todos en cierta forma hemos seguido siendo lo que eran nuestros ancestros, esas eran las avenidas que nos llevarían más rápido a lograr estabilidad y así se hacía.

La muchachada hoy, está rodeada de una negatividad, que no propicia la creación de cosas positivas o productivas, son parte de una sociedad que se queja constantemente, de lo que sea, “como la gata Flora”, son pocas las veces en que encuentran un signo positivo, los ídolos han pasado a ser los jugadores de futbol y los héroes los goleadores. No les hemos enseñado que ídolo y héroe, es el que sale a sudarla todos los días para mantener a su familia, el que agacha el lomo con dignidad para sacar la papa de la tierra, el que todos los días curte el futuro de su propio cuero, con orgullo y dedicación.

Venimos de décadas de inconformismo, de que todo tiene que ser ahora, instantáneo, tanto los triunfos como los fracasos, no tenemos paciencia ni fijamos metas, arremetemos a lo toro y cuando fracasamos nos rebelamos contra todo, menos contra nosotros mismos.

Si nosotros somos así, ¿qué podemos esperar de nuestra juventud?, yo creo que lo más probable es que demos razón de ser a mas jóvenes como los que llenan nuestras cárceles, que a un Miguel Ángel que esculpió La Pieta a los 23 años o un Mozart que era un genio musical a los 6.

La única forma de mejorar lo que nos rodea, es mejorándonos nosotros mismos.

El Tordillo (filosofo de café).

Sunday, March 29, 2009

Historias cortitas/ La danza de los espiritus.-

La danza de los espíritus.-

A eso de las once de la noche, ya pronto para dormir, con calzoncillo largo de franela, camiseta y medias gruesas, me vienen ganas de ir al baño, me calzo unas botas que están junto al catre y salgo, a las corridas me acerco a unos arbustos que están a unos diez metros de la carpa, hay aproximadamente 34 grados bajo cero y me entierro en la nieve hasta el borde de las botas. Mientras me dispongo a orinar, miro al cielo como preguntando ¿Qué estoy haciendo aquí?
Todo el día habíamos caminado y explorado la zona, luchando contra la nieve profunda, el frío y una nevada no muy pesada pero constante, pero en este preciso momento, el cielo se había abierto y la noche estaba extraordinariamente clara y estrellada.
Me invadió una alegría que me hizo hasta casi olvidarme del frío que me acuchillaba, los tres que estamos acampando somos fanáticos de las noches estrelladas, Wilson, sabe bastante de constelaciones y leyendas de la noche, por lo tanto, vuelvo a los saltos a la carpa y les digo que hay que abrigarse y salir a mirar el cielo, que esta de maravillas. El gringo James, al que llamamos Santiago, esta haciendo su primer viaje con nosotros, me mira y me dice que estoy mas loco que una cabra, que con este frío no se mueve, Wilson salta como un resorte, sabe que el cielo que va a encontrar no es el mismo que el de su Barrio Sur, y a pesar de que hemos hecho muchos viajes juntos y dormido cientos de noches al aire libre, el sabe que esta noche puede ser especial y diferente.
Como estamos en una zona muy boscosa, nos dirigimos hacia el lago congelado que esta atrás de la carpa, caminando sobre el espeso hielo hacemos unos doscientos metros, para tener más cielo abierto, los pies se nos congelan, el leve viento que hay nos corta la poca piel que llevamos expuesta, el trecho parecen kilómetros, pero de pronto, ahí están.
Los nativos le llaman, la danza de los espíritus o los espíritus danzantes, nosotros lo conocemos como aurora boreal o luces del norte.
Las luces que se ven hacia el norte y el oeste, cortan la oscuridad con una lluvia de colores, se mueve y desplazan de aquí para allá, haciendo brillar la noche y realmente parecen fantasmas haciendo una danza antigua y sensual, se ve el cruce de manos que hacen las bailarinas hindúes, la cadencia de las odaliscas, las contorsiones del flamenco, solo falta la música de los tambores indios o la dulce melodía de un saxofón.
El frío no se siente, los tres pasamos un tiempo que nadie midió, exhortos, admirando esas luces, devorados por esas imágenes fantasmagóricas y dulces, nos envuelve un estado espiritual que nunca habíamos experimentado, lo asimilamos, a mi creo que se me cayo una lagrima, que congelada me queda pegada a la mejilla.
Al rato, el frío nos despierta de ese trance y nos obliga a volver a la realidad del dolor que sentimos dentro de las botas y que amenaza con un comienzo de hipotermia.
Volvimos a la carpa, la misión de ver ese espectáculo, que era el propósito del viaje se había cumplido… ¿Cuántos volveremos el año próximo, cuantos se querrán plegar a la aventura después de ver las fotos de Santiago?
El Tordillo Interpretacion de las Luces del Norte hecha por Marlon.

Saturday, March 28, 2009

Historias cortitas/ Viento sur

Viento sur. -

Quizás nunca se pueda explicar con palabras, que es lo que se siente, cuando el ser humano, llega al límite de la cordura y la sensatez, para pasarse al otro del abismo, donde le puede dar un beso y un abrazo estrechado a la desorientación y el extravío.

Uno puede pasar una vida entera tramando, planeando, soñando y hasta quizás logrando lo que quiere, pero llega ese momento inesperado e inexorable, en que la mente se ve azotada por un viento sur huracanado, que le llena la cabeza de nubes y se descuelga en cortinas de agua que bajan por las mejillas, una tormenta que llega sin aviso y se retira cuando quiere, sin razón, dejando en la correntada el sedimento revuelto de penas y pesares, que no se ven cuando se encuentran tranquilas las aguas del lago del corazón.

Todos en un momento u otro de la vida, pasamos por esa experiencia, yo también; Cuando me pasa trato de explicármelo con razones lógicas, pero ni a mi mismo me puedo engañar, porque no importa que camino sigo para llegar a la solución, nunca la encuentro.

Nostalgia, frustración, impotencia, furia, miedo, amor...,todos los sentimientos conocidos se vuelcan como cuando uno abre la puerta de un ropero abarrotado y desordenado, quiero pensar en una sola cosa, tratando de hacer un blanco total a todas las demás, pero siguen saliendo como balas de una ametralladora...y pienso en el compañero caído, con un montón de balas en su pecho, y yo mirando desde una ventana su cuerpo que yace en una mesa de mármol en el sótano de la Facultad de Medicina... y porque mierda no me dedique a terminar mis estudios de abogacía...porque la distancia?...porque me tengo que preocupar de que el gerente de mi trabajo tenga menos clase que escuela rural?...y si no me hubiera ido de Florida?…y como me gustaría dormir 30 horas de corrido...y el viento sur huracanado, me azota como si estuviera en el medio de un valle y sin abrigo...y yo sigo sin explicármelo; Pero simplemente esto ya ha de pasar y hasta la próxima vez que llegue no me acordare mas, ni pensare en ello.

El Tordillo

Thursday, March 26, 2009

Historias cortitas/ En el Arroyo Timote.-


En el arroyo Timote.-

Por muchas razones, se había vuelto recomendable, el que Tato y yo desapareciéramos por un tiempito, de los lugares que solíamos frecuentar y principalmente de la facultad.
Un compañero nos tiro unos pesos y recomendó que nos fuéramos para Buenos Aires o a Paraguay, en cuanto se viera el desarrollo de las cosas nos llamarían para volver.
Tato nunca había salido mas allá del Parque Capurro y tenia mucho miedo, yo conocedor del campo y baqueano en el monte, pensé que lo mejor era salir a lo matrero y ganarse monte adentro, donde estaba cerca de Montevideo y sin fronteras,donde yo sabia como mantenerme seguro y alimentado.
A eso de las 2 de la tarde, sentados sobre nuestras cacharpas, parecíamos turistas mochileros, esperando frente al Bar Pitin, prontos para subirnos a una Cita que nos llevaría rumbo a Sarandi del Yi, las cartas ya estaban echadas, Tato dependería de mi y yo de todo lo que había aprendido en los alrededores de mi Florida natal.
A casi tres horas de haber partido de Montevideo, en un ómnibus que paraba en todas las esquinas, sin aviso, me paro, despierto al Tato y le pido al chofer si nos puede parar por ahí. El hombre nos mira como diciendo ¿y que van a hacer por aquí, en medio de la nada?...”Mi padre siempre me dice que en este arroyo hay buena pesca, así que vamos a tirar unas lanceadas y mañana seguimos” le dije como respondiendo a la pregunta nunca hecha.
Nos metimos en el campo, y buscamos para la primera noche, el abrigo de las ruinas del saladero, el arroyo Timote y su espeso monte nativo, se extendían a pocos pasos y me hacían sentir seguro. Como jugando a los matreros, hicimos fuego chico y casi escondido, ahí tiramos en un rincón de tapera, nuestros miedos e incertidumbres hasta la madrugada.
El Tato, parecía un perro recién soltado de la cadena, estaba al aire libre y el miedo se le había pasado, yo más cauto, crucé el arroyo para el lado sur, “enterré” las cosas que podían ser comprometedoras y deje para el uso, lo que cualquier cazador usaba en la zona, en una época en que se podía cazar sin permiso y sin ser acosado.
De todas maneras, busque un lugar para acampar, que nos diera cobijo de ojos curiosos, pero a la vez no muy lejos del puente y la carretera para poder mantener noción del movimiento de los alrededores. Nosotros de lado norte del agua y el “entierro” del lado sur, en una cueva natural que formaba el monte bajo de talitas y coronillas, lejos y escondido, pero cerca y a mano…por las dudas.
Pasaron los días y todo era paz y tranquilidad, tiraba los improvisados aparejos, revisaba las cimbras que arme cerca de las ruinas, caminaba agazapado por las orillas del monte cazando mulitas…el Tato me seguía como el Chiquito a Papa. Para el todo era nuevo y hasta divertido.
Una madrugada, un ruido extraño me despierta abruptamente, sacudo al compañero, lo apuro a meternos monte adentro. Tres camiones del ejercito estaban al norte del puente, un batallón de soldados se bajaba en atropellada, corrimos rumbo al agua, a los saltos cruzamos el arroyo para el lado mas espeso del monte, para tener el entierro cerca y una retaguardia de monte oscuro y casi impenetrable, ese al que se va empujado por la sobrevivencia, pero no en persecución.
A los pocos minutos, agazapados, asustados, escondidos y hasta rezando a San Cono, siento varios disparos de Mauser, Tato quiere correr, yo también, pero mi padre me decía al oído…
”acá esta mas seguro, acá no te ven, y el campamento todavía no lo encontraron”…
Le pegue un sopapo al miedo y nos quedamos como perdiz en los rastrojos, ellos meta tiro, una y otra vez, nosotros quietos, pasa un tiempo que pareció horas, los ruidos que venían del monte norte se apagan de a poco.
Llega la calma, me aventuro a salir para estudiar nuestra posición y ver como se estaba desarrollando la cosa…pegadito al piso llego hasta el borde de un claro desde donde se ve la carretera.
Arriba del puente los soldados entre gritos y festejos, cargaban cuatro capinchos.

Wednesday, March 25, 2009

Jose Cuneo en Florida.

Suburbios de Florida 1932

Luna Nueva 1933

Ayer de tarde, sentado tomando mate, miraba y admiraba, dos cuadros de Don Juan Curuchet, que tengo colgados en casa. Mientras disfrutaba me puse a pensar en los grandes pintores uruguayos y me vino a la mente, un contemporáneo de Curuchet, que por ser casado con una floridense, termino viviendo en nuestra hermosa comarca, allá por 1931.
José Cuneo, reconocido como uno de los mejores representantes de la pintura nacional, en Florida y a través de sus paisajes fue que entro a descubrir y pintar sus series conocidas como “Las lunas de Cuneo” y también “Los Ranchos”.
Según eruditos, Cuneo, educado en academias de pintura en Francia, Italia y Uruguay, comenzó a agrandar las lunas de sus grandes cielos, después de ver la campaña y los suburbios de Florida, también sus colores (paleta), se volvieron mas vividos y hasta de cierta forma comenzó a hacer cambios en las perspectivas que usaba, fueron sus primeros e incipientes pasos hacia un cubismo que se desarrollaba en Europa.
No más…les dejo algunos trabajos del eximio José Cuneo, para que los disfruten.


Ranchos 1931

Tuesday, March 24, 2009

Historias cortitas/ Montevideo.-


Montevideo

Hoy te vi pasar, Montevideo, tus estudiantes peludos, tu gente dolorosamente pobre, tu gente extremadamente rica. Vi tus colas, tus colados, tus vivos y tus vivillos, aquellos que piden y aquellos que dan, que la mayoría de las veces no tienen mas que los anteriores, vi tus ómnibus al Paso de la Arena y a Carrasco, tus colores inauditos y mezclados, las vestimentas propias de una ciudad capital que quiere ser mas. Vi tus esquinas atiborradas de gente que se olvida que los semáforos existen, y tus viejos que son cada vez más viejos.

Me llene de vos y me entrantes en el pecho como una andanada de plomo de una metralleta llena de recuerdos y de historias, me tomaste por sorpresa, porque a pesar de que te visito con frecuencia, no te dedico el tiempo que te mereces.

Hoy te vi en tu plenitud, sentado en la esquina de una plaza, hoy te extraño más que nunca, porque has cambiado mucho pero seguís siendo igual. Sos la misma de siempre y sentado contigo en esta plaza, me siento ciudadano de tu reino, pero vos, por mi larga ausencia me haces sentir extranjero.

El Tordillo

Florida solidaria.- (click aqui)


Monday, March 23, 2009

Historias cortitas/ La avioneta


La avioneta.

A la hora de la siesta, se sentía un zumbido que se acercaba y alejaba, recorriendo en círculos constantes los alrededores del pueblo y aledaños, Doña Francisca asomaba la cabeza y mirando al cielo, donde el Chiche Passarella hacia piruetas con su avioneta, con cara de alguien que no puede dormir, decía, “por Dios, si lo agarrara una ametralladora”.
Yo me sentaba en la esquina, en el murito que había hecho Corbo, y seguía los revoloteos de esa hermosa y fantástica maquina, mientras me preguntaba si algún día podría subir a ella.
Como el Chiche era hermano de mi tío Ulises, un día me atreví a preguntarle si él había subido, cuando me contesto que si, era como si yo hubiera subido también y la alegría con que tío me había respondido, se prendió a mí y corría dando vueltas, con mis pequeños brazos abiertos como alas, simulando el vuelo de ese pájaro de fantasía. Hasta me dijo que le iba a hablar al hermano para que me dejara sentarme en ella y verla por dentro.
Era algo así como el mejor juguete que me hubieran regalado, en la altura, el sol se reflejaba y parecía que lo multiplicaba en tamaño, yo que ya leía todo lo que me caía en las manos, buscaba revistas sobre aviones y una vez que fuimos a Montevideo, me gaste todos los realitos que tenia comprando revistas viejas y destartaladas, en una feria en Industria y General Flores.
Mi intención, era aprender todo lo que pudiera sobre esas maquinas, de esa manera el día que tuviera la oportunidad, impresionaría al Chiche de tal manera, que no tendría más remedio que invitarme a volar por los cielos, aunque solo fuera por unos minutos.
Al tiempo viniendo de Montevideo, con mi padre, miro hacia la derecha, en un campo cercano a la ruta 12, allí estaba el avión. Lo primero que me salió, fue una maldición para Doña Francisca, después, me puse a llorar descontroladamente mientras que pensaba como Dios podía escuchar a esa vieja.
Mi padre, protector y cariñoso, inocentemente me dice que no llore, que el tío no estaba en el avión y que el piloto estaba bien y tranquilo tomándose una en el American Bar.
Lo que él no sabía, es que yo no lloraba por ellos, lloraba porque ahí estaba, en el medio del campo, mi sueño de andar en avión, caído, dañado, abollado y enredado entre unos alambrados.

El Tordillo

Sunday, March 22, 2009

San Marino.- (click aqui)




Hoy las musas no se presentaron, por lo tanto tengo una ausencia total de inspiración, así que les voy a dejar unas fotos, solo para no dejar un día sin reportarme, es un ejercicio de disciplina que no quiero estropear. Hasta mañana, donde les prometo que habrá algo mas que hoy.





La republica de San Marino, ubicada básicamente alrededor y sobre el Monte Titano, en la península itálica, es una hermosura de paisaje, además de ser uno de los países más pequeños del mundo.
Lo visitamos con mi esposa en 2007 y quedamos impactados por su belleza.

Saturday, March 21, 2009

Feliz aniversario.-





Estos dos jóvenes cumplen hoy 40 años de casados, en la foto de abajo se ve que todavía siguen tan campantes.
Ruben Antonio Pintos y su esposa Cristina.













Abajo:
Ruben y Cristina con su hermano, Alberto (El Tordillo).-

Friday, March 20, 2009

Historias cortitas/ El Asalto.-


Ya se que paso el carnaval, pero leyendo papeles viejos encontré esta historia que ya ni me acordaba que la había escrito.


El Asalto

Yo era muy gurí, pero todavía me acuerdo y a solas me brotan las sonrisas…

¡Vamos al asalto! La tía Sofía entrando por la estrecha puerta de la casa de mi abuela, lo gritaba con alegría, con autoridad, con esa firmeza que implica que no es una simple expresión, sino que es la orden para que se empezaran a emperifollar o disfrazarse. Ella se iba “p’al asalto”, y todos tenían la obligación de seguirla.

La tia hacia tiempo que había pisado los 60 y su viudez se la tomaba como algo totalmente normal, hasta diría como algo así como una bendición. Mi abuela más o menos de la misma edad, con un montón de hijos, hijas y nietos, parecía que había escuchado la voz de mando para salir al ataque. Miraba al abuelo como pidiendo permiso y salía a buscar algo para disfrazarse.

El carnaval había llegado al barrio y como todos los años, había asalto en la carpintería de Julio Sarla. Si, allí en el patio de tierra al frente del galpón se iban a reunir todas las mascaritas para un baile que era como la misa de gallos, nadie se lo perdía. Los carros y los charres traían a parientes y amigos desde Candil, Berrondo, La Macana y hasta venia gente de Cardal y Villa Vieja.

Mas que una fiesta de carnaval, era al rencuentro con gente que solo aparecía por la Cuchilla Santarcieri la noche del asalto, nosotros, los gurises del barrio, nos mezclábamos con los de todos lados, pero como éramos los locatarios, siempre les ganábamos a las escondidas, ya conocíamos el lugar como la palma de la mano.

Las viejas y viejos disfrazados retozaban como potrillos, los músicos tocaban toda la noche, sin descanso, se abrían paquetes de comida sobre las mesas, el vino y la cerveza en botellas corrían libremente, algunos de los mas jóvenes buscaban la forma de llevarse a su pareja para el monte de eucaliptos del campo del viejo Luca, otros mas tímidos, se iban para el lado de los trasparentes que separaban al patio de la calle y hacían mas señas que un ahogado, tratando de convencer a alguna para que se acercara a conversar.

Para nosotros era un mundo de fantasía donde las mascaritas y los bailarines saltaban y festejaban como si ellos fueran los niños, al compás de una orquesta del pueblo que tocaba marchas, tangos, milongas y muchas canciones italianas entreveradas con un barullo implacable de batería y acordeón piano.

A la hora del ordeñe se empezaban a ir poco a poco, como sin ganas, unos a los charres otros a los tractores, sacudiendo la noche con un saludo que sin palabras decía “hasta el año que viene, nos vemos... ” La tía Sofía y mi abuela Petrona, caminaban lentamente el corto trecho hacia las casas, lenta, muy lentamente…
como estirándolo...,
porque al llegar a la puerta se les terminaba el asalto y había que sacarse la careta para que otra vez empezaran a pesar lo 60 y pico.

El Tordillo

Thursday, March 19, 2009

Jose Pedro Varela 1845-1879.- (click aqui)


El super Mercado del ciclismo.- (click aqui)

Foto gentileza de el sitio http://sanantonioflorida.blogspot.com/ .-

Para todos aquellos que le gusta el ciclismo, Eddy Mansulino se ha abocado a darles la mayor información posible, en las páginas del sitio del San Antonio de Florida, se encuentra todo lo que uno quiera saber sobre ciclismo nacional e internacional, al día todos los días.
Toda la información sobre el club local, al detalle, mas una recopilación excelente sobre la futura Vuelta Ciclista del Uruguaya, además todos los enlaces al ciclismo mundial, un trabajo de primera.
Desde aquí , felicitaciones a Eddy y al San Antonio, les deseamos el mayor de los exitos.
El Tordillo

Wednesday, March 18, 2009

Historia Cortitas. El Corso.-

Foto del corso 2009, "robada" de http://www.floridaonline.com.uy/

El Corso

Las calles y las veredas llenas de bote a bote, gauchos de botas lustrosas, que se acercaban al pueblo para disfrutar del ruido y el bullicio que hacían los pueblerinos y que miraban el corso desde la puerta del American Bar o del Negro el Ocho, cosa de no estar lejos del mostrador designado para achicarle el bulto al capincho, que había sido la caja de ahorros durante los últimos tres o cuatro meses de soledad de campo.

La gente del pueblo y el paisanaje de los alrededores, que se venían de a pie desde el barrio Curuchet, la Cuchilla Santarcieri y hasta del Pintado, ellos eran el corso. Hombres, mujeres y niños por igual iban y venían por la calle Independencia, La Plaza Vieja, el Prado Español, o donde fuera, el lugar del corso no tenía importancia, pero sí que no fuera de más de cinco o seis cuadras, para que la gente se pudiera amontonar, pecharse y sentirse codo a codo como en los corsos de la capital.

Después de una hora de ir y venir, tirando papelitos y mojar gente con gigantescos pomos de agua florida, la gente empezaba a tratar de saber quién era quien, porque era un mundo de caretas y disfraces, pero en pueblo chico nos conocemos todos y queremos saber quien esta disfrazado de esto o de lo otro. Y de pronto como de estampida, desde la esquina de la calle Misiones, aparece un carro alegórico auspiciado por Bazar Papaleo, que trae un perro gigante y tres perritos todos pintados de payasos, un parlante que anuncia que después del corso hay baile en el Ferroviario, atrás nomás, sigue la murga de Florida, seis tambores que vienen del Barrio del Cementerio, el carro de las Tres Cruces y como broche final, la reina del Club Candil, que este año es la Reina del Carnaval. Todo esto pasa como flecha y desaparece mas allá del Sportman de los Giordano, porque hay que salir del medio rapidito y de buen modo, para darle la calle a la gente...porque ellos son el corso.

Sigue el ruido y el bullicio, y entre todo eso, para arriba y para abajo anda el Tío Perico en su caballo de alambre y trapo, armado sobre una bicicleta, pedaleando constantemente, su boca siempre ocupada por un pito, al que solamente deja de tocar para darle un beso a la botella de vino tinto que lleva en el bolsillo del saco. Atrás de él, que ya rumbea para el Ferroviario, hay un borbollón de gente que canta, grita, salta y sigue festejando porque en el pueblo hubo un corso, y en esos tiempos.....así eran los corsos.

El Tordillo

Tapa de fasciculo de El Pais.-

Florida vista por El País.-
Llego a mis manos un fascículo del Diario El País, parte de una colección que muestra los 19 departamentos, el correspondiente a Florida esta muy interesante, a los que tengan la oportunidad de conseguirlo, se los recomiendo. A los otros, de vez en cuando y de cuando en vez les voy a poner cosas extraídas de ahí, en este sitio.

Tuesday, March 17, 2009

Cuantos somos p'al invite?.


Asi son los floridenses.-


Ayer tuve el gusto de hablar con otro contertulio de Floridaonline, se comunico conmigo Jorge Acuña desde Nueva Jersey, para plegarse a la recaudación de fondos para las escuelas rurales. El no puede venir a Toronto a comer con nosotros, pero de cualquier manera quiere ser parte, así que pone unos cuantos huevos en la canasta. Es lindo ver que los floridenses de afuera, nos seguimos queriendo entre nosotros, que no hemos caído en la necedad de muchos que dividen de acuerdo a los bandos políticos a los que pertenecen. Ojala que pudiéramos ser unidos de la misma manera dentro o fuera, porque quiéramos o no reconocer, el ser floridense no es un estado civil, sino que es una forma de ser, por eso yo siempre festejo el haber nacido cerca de la Piedra Alta.
Gracias a Jorge y también a Floridaonline, que gracias a los esfuerzos del Dire y Flia, sigue tratando de unirnos, aunque algunos elementos siempre quieran poner un palo en la rueda.
El Tordillo

Monday, March 16, 2009

Al Galope.-


Imaginense al Tordillo prendido con esta tropilla.

Sunday, March 15, 2009

Historia cortitas/El guasquero y la soledad

El Guasquero y la soledad.

Lejos del camino, protegida por una fortaleza de centenarias palmeras, como un espejismo, sola y casi abandonada, no es una tapera, pero tampoco jamás se ven signos de vida. De sol a sol escondida en las sombras, algunos chimangos y caranchos revolotean como marcando el territorio, a pesar de todo eso tiene un atractivo muy especial.
Paso y me pregunto quien vive o vivía en ese lugar tan austero, en los corrales atrás del rancho se divisa un galpón quinchado, dos ventanas muy pequeñas, en una de las paredes de barro, con sus bocas abiertas parece que quieren invitar al sol.
Debo de haber pasado por aquí cientos de veces, de día se ve abandonada, de noche no se ve, ni el reflejo de un candil relumbra, miro, me paro frente al callejón de palmeras, después de un rato monto y sigo camino.
Hoy no resisto la tentación, abro la portera, mientras grito unos “compermiso”, sigo el silencio y entro hasta casi a la puerta del rancho, nada, mas animado voy rumbo al fondo, con la intención de mirar el galpón. Ahí comienzo a sentir unos golpes casi mudos, continuados, me hacen acordar del padrino Telmo haciendo ritmo en una herradura, golpeo las manos como anunciándome, por las dudas, desde adentro una voz que suena vieja pero gentil me dice, “ate y dentre, acá estoy trabajando”.
Un poco descolocado, ya que no esperaba respuesta, me acerque a la puerta disculpándome por el atrevimiento, pero el hombre no se inmuta, allí esta sentado en un tronco cerca del pequeño fogón encendido en el medio del galpón, otro tronco frente a el hace de banco de trabajo, con una maceta de madera martillea un cuero, riendas, bozales, píales, taleros, fustas y arreadores de guasca trenzada cuelgan por todos lados.
Me mira como preguntándome que quiero, al tiempo que me muestra otro tronco donde me invita a descansar,
“disculpe el atrevimiento, entre pa’averiguar nomás, pero siempre paso por aquí y al no ver a nadie me pregunto sobre de quien será esta casa, de día la veo sola, de noche oscura, ni siquiera un candil que la ilumine”.
“yo también a veces me pregunto quien vive allí, yo vivo aquí con las guascas, hace mas de 12 años que estoy solo, en cuanto sale el sol, ellas me llaman pa’ que venga a golpearlas o trenzarlas, y así se pasa el día, cuando cae el sol, después de comer un churrasco en este fogón, voy pa’l rancho, el catre me esta esperando y hasta el amanecer descanso, ¿pa’ que quiero candil o casa?

El Tordillo




El Guasquero, bronce de Jose Belloni

Saturday, March 14, 2009

Preludio


Me quede esperando la visita de Juan José, parece que el hombre se arrugo y no vino a las Cataratas del Niágara, donde nos íbamos a encontrar, al final me quede vestido y sin visita. El único y exclusivo ganador del hecho es Claudio, ya que su Preludio 2002 sigue a salvo, por ahora.
Mas tarde veremos.

Historias cortitas ( Las Manos)


Las manos.

Cada vez que cruzaba la calle rumbo a la herrería, era como si fuera un perro que lo habían soltado de la cadena. Frente por frente estaba la herrería de Telmo Fassanaro, al cual yo siempre le dije “padrino”, y ahí yo me introducía poco a poco y día a día al mundo de los adultos.


Apenas entraba, Elbio me sentaba en el banco de trabajo que estuviera libre y cerca de la fragua, me alcanzaba el mate y ponía a mi lado una caldera negra e hirviente, que yo creo que había nacido al lado del fuelle, ahí empezaba mi gloria.


Yo sin moverme de mi lugar cebaba el mate, el que pasaba cerca se lo alcanzaba al que le tocaba, y así durante toda la mañana esa hostia recorría las bocas de todos los presentes, ya fueran clientes o trabajadores, mientras yo me sentía como el sacerdote que daba esa misa comunitaria, donde los sermones los daba alguno de los presentes, pero el que siempre dirigía los procedimientos era el padrino Telmo.


De vez en cuando se acercaba a mi lugar de" trabajo", y con sus manos que parecían que podían doblar un obelisco, me acariciaba la cabeza con una ternura que parecía fuera de lugar para esa manos, tan grandes y fuertes, y con su parquedad habitual me decía, “l’agua ta fria” y la caldera parecía desaparecer entre sus manos mientras la ponía de vuelta en el corazón de la fragua.


Para mi esa herrería era el cúmulo de lo que era ser grande, la charla iba desde a quien se le había roto el tractor, hasta lo mas intimo y personal de alguno de los presentes y a veces también de los ausentes.


Todo eso en un ir y venir de gente, los golpes del martillo sobre el yunque, las recorridas del mate que se paseaba de parroquiano a parroquiano y las miradas atentas y aprobadoras, o no, de ese padrino osco y cariñoso, que con sus manos grandes seguía forjando los fierros y herraduras, a la vez que a mi, me iba moldeando poco a poco para que supiera apreciar y respetar a los mayores, para que algún día pudiera ser, aunque de manos chicas, un hombre como el.

El Tordillo

China Zorrilla Un mito viviente (click aqui)

Visite el sitio oficial de China Zorrila, que hoy cumple 87 y sigue tan campante.

Friday, March 13, 2009

Hector Ulises Passarella (click aqui)



Feliz cumpleaños Ulisito.-
Un día como hoy nace en Florida uno de sus mejores representantes en la música, nacional e internacional. Felicidades y más éxitos.

Thursday, March 12, 2009

Historias cortitas/ Eustaquio el chacarero.-





Eustaquio el chacarero.

Eustaquio, tenía una casita allá en el callejón de la Cuchilla Santarcieri, uno de los ranchitos más lindos y mejor blanqueados de la zona. Chacarero por excelencia, tenia un huerto grande que siempre estaba produciendo algo, invierno y verano el andaba con su azada a cuesta, de lo cual me llamaba la atención que todavía la llamaba por el termino italiano, “ la zappa”, con su compañera inseparable, hacia largos surcos y a las semillas que plantaba, las trataba como quien pone un bebe en la cuna.

Más al fondo se extendía el terreno con líneas bien cuidadas de limoneros, naranjeros, perales y todo tipo de árboles frutales que perfumaban toda la cuchilla. Para completar la imagen, tres grandes árboles de granada coronaban el predio con su color y prestancia.

Además de todo lo que producía y vendía, el hombre era bastante económico en su sistema de vida, por lo que yo a pesar de ser pequeño, por lo que veía y sentía en “las casas”, me había hecho a la idea de que el hombre era rico.

De alguna forma Eustaquio era pariente de mi abuela Petrona, no había día en que no se le viera pasar por la puerta, saludar, tomar un mate y rápidamente como vino, despedirse y salir rumbo a la cuchilla.

Una tarde a la hora de siesta, mi primo Carlitos y yo, estábamos jugando en el fondo, a la sombra de las granadas de la abuela, mientras que ella sentada en su silla de mimbre, nos pelaba higos de tuna “p’al postre”. Se sienten palmas en la portera, un “compermiso” y por el costado de la casa aparece el chacarero.

“¿Como anda Petrona?, andaba por acá y como tengo que entrar a juntar limones y naranjas, se me ocurrió, que capas que Ud. me dejaba llevar a los gurises pa’ayudarme”.
“Pero mire que estos gurises son inquietos y muy traviesos, le van a dar mas dolor de cabeza que ayuda”, contesto la abuela.

Nosotros seguíamos la conversación, ahora colgados de los árboles y arrancando algunas de las abundantes granadas, para hacer guerrillas mas tarde.

“Cuando terminen, mañana o pasado, se los traigo y a ellos les pago por el tiempo”. Palabras mágicas, nos acercamos corriendo y a los saltos le pedíamos que nos dejara ir, que nos íbamos a portar bien.

Todo el resto de esa tarde y el día siguiente, desde temprano pasamos colgados como monos, de árbol en árbol, bajando los frutos que Eustaquio llevaría al mercado y con lo recibido nos pagaría por nuestro trabajo. Yo creo que nunca había ganado nada en mis 8 años de vida, porque a pesar de que ayudábamos en todo, en casa no se esperaba recompensa.

¿Cuanto nos daría? ¿Que íbamos a comprar?, yo ya me imaginaba una pelota de plástico rojo que había visto en lo de Papaleo…gomas pa la onda… caramelos en bolsa…

A eso de las seis de la tarde del otro día, al terminar, nos preparamos para volver a casa, Eustaquio nos dice que nos va a pagar, sale para el galpón y vuelve con una sonrisa grande y satisfecho consigo mismo, como si nos diera 1000 pesos...
...nos entrega a cada uno, un canasto con una docena de granadas.

El Tordillo

Wednesday, March 11, 2009

En canoa por el Santa Lucia (click aqui)







Esto es para los amantes de la canoa y el rio. Un viaje corto e interesante que me gustaria hacer en cuanto ande por los pagos de vuelta.

Historias cortitas/ Nuestra raza.-

Nuestra Raza Que mezcla Dios mío......donde quedaron los charruas ?...Miro mi gente pasar y es una mezcla de razas que no deja distinguir ninguna en especial. Hoy no veo ni al indio ni al negro, del italiano solo quedan las mujeres velludas, del español solo el andar cansino.
Me cansan y me confunden tus remeras en ingles y tus " yo estuve en", que casi siempre nombran un lugar donde estuvo otro y no el usuario.

No puedo resignarme a pensar que una raza tan indómita, se haya entregado tan fácilmente a las fuerzas de la propaganda y el comercialismo....Pero quien soy yo para juzgar, si mientras escribo esto, en una microcomputadora japonesa, estoy tomando whisky escocés sentado en un restaurante italiano.

El mundo cambia y nosotros cambiamos con el, pero me acuerdo de la garra charrua, de la tenacidad del criollo, de la fuerza para el trabajo y la alegría de nuestro negro....y pienso.....seremos mas fuerte por el cambio o es que simplemente pasamos a ser de la raza universal ?...

El Tordillo

Tuesday, March 10, 2009

Sal y Pimienta

Con estos dos pingos, alcanza y sobra para darle sabor a la vida, con esta yunta me puedo lucir en la proxima Marcha de Casupa al Paso de la Arena

Muchas gracias

Hoy llame a CW33 La nueva Radio de Florida,( http://www.cw33florida.com.uy/), ahí siempre me reciben con cariño y gentileza, el tema era recordar a las escuelas rurales de Florida, que es hora de mandar los proyectos, para la ayuda que brinda en Grupo Toronto de apoyo a las escuelas rurales.
Los agradecimientos van para, Ruben Mario del Castillo y Hernán Ferrero que desde esos micrófonos siempre nos apoyan, divulgando nuestra tarea, esta es la mejor forma que tenemos de llegar a las escuelas.
También queremos agradecer al querido amigo Enrique Pandolfi de Florida Online,(http://www.floridaonline.com.uy/) el mejor sitio sobre Florida en la Internet, quien también siempre se ha esmerado en su apoyo y que casi siempre sirve de nexo nuestro con el terruño.
A ellos MUCHAS GRACIAS.
El Tordillo

Monday, March 9, 2009

Alfredo Zitarrosa


El 10 de Marzo de 1936 nace Don Alfredo Zitarrosa, icono de la música uruguaya.

En la página que marca el enlace encontraran notas de su vida y obra.

Historias Cortitas/ La lecherita




La lecherita.

El abuelo Aniceto, me dio la lecherita de 3 litros, llena hasta la tapa, con sus pocas palabras de siempre, me mando a que se la llevara a la tía Juana, que según el se la había olvidado.
Era invierno y ya hacia rato que yo había vuelto de la escuela, es decir era entre el anochecer y una campanada, esa hora donde se alargan las sombras y a los gurises se les acorta el coraje.
Para llegar a lo de la tía, tenia que caminar un buen rato, me metía por los campos de Don Luca, por un huella antigua que corría a lo largo de los viñedos, hasta llegar a un monte de eucaliptos, ahí la cosa se volvía un angosto sendero muy perfumado durante el día, pero muy, muy oscuro después del atardecer. Conociendo mis debilidades, le dije al abuelo que mandara a mi hermano, que era más grande y mas rápido, el viejo me miro, gruño y me extendió el brazo con la lecherita.
Llame a Julio, a Marquitos, a mi prima Judith, a Carlitos, al Tacho y a todo el que se me ocurrió, pero los dados ya estaban echados, me tocaba ir solo.
Resignado, agache la cabeza y rumbee para mi destino. Me entretuve en la puerta de Juancito Amaro, que con una escoba de chilcas, hacia firuletes de adornos en la arena del frente de su casa, salude al milico Brillante, que sentado en la puerta del kiosco policial, estaba casi dormido con la bombilla en la boca, remolonee todo lo que pude, la cosa era ganar tiempo para encontrar una excusa o un compañero para no cruzar el monte solo.
Al fin solo y decepcionado, crucé el alambrado y enfile para lo de la tía.
El sol ya hacia rato que se había ido, dejando abierta la puerta, para darle entrada a una noche fresca y ventosa, en la media luz, llegue a comerme algunas de la pocas uvas que habían quedado colgando de la viña, y así entre distraído y haciéndome el otario, llegue al borde del monte, la oscuridad me abrazo, los cuentos de lobisones se me vinieron a la mente, los árboles empezaron a crujir, el viento soplaba mas fuerte, una lechuza me chistaba, como invitándome a visitar un panteón.
De repente, tres ladridos, un revolcón entre los eucaliptos, una corrida y …

Al otro día temprano en la mañana, el abuelo, después del ordeñe, con cara de pícaro me dice, “llévele esta leche a la tía Juana y en el camino, a ver si encuentra la lecherita y las alpargatas que perdió anoche”.

El Tordillo

Sunday, March 8, 2009

Dia internaciomal de la mujer.-

En este dia quiero brindar homenaje a todas las mujeres del mundo, con palabras que no me pertenecen, pero que quisiera poder haber escrito yo.


Con una flor no alcanza, por eso les brindo un jardin.

Y si Dios fuera mujer?


pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza

y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

Mario Benedetti, destacado poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico uruguayo ( Montevideo )