Un lugar donde un hombre de Florida (Uruguay), la capital de la Piedra Alta, cuenta de todo un poco, sobre su pueblo, su vida, sus viajes, su familia y más que nada, sobre su Florida natal. Tambien mucho sobre mi querido Camino de Santiago.



Saturday, July 4, 2009

Historias cortitas/ Respetando la tierra.-



Respetando la tierra.-

Los callejones de caminos de tropas apretados por ambos lados por los alambrados, se estiran cortando campo, los pastos llegan hasta la cintura, en algunas partes los bajos y los humedales tienen huellas anchas y profundas que marcan el lugar donde se han empantanado otros antes que nosotros. Pero eso no es obstáculo, mi Padre es baquianazo para encontrar el lado seco y firme, a veces se apea y camina unos metros explorando las huellas, otras sienta a unos de los gurises en el guardabarros, para que vayamos aprendiendo, pero eso es cuando el ya sabe el rumbo. Ahí haciendo de vigías nos sentimos importantes y parte de la aventura.

Hace rato que salimos de El Tornero, el norte llama, pasando el paso de los negros, un gran boca a la derecha nos lleva a uno de esos callejones, donde después de internarnos por kilómetros, vamos a encontrar unos bajos, lejos de los ojos de los patrones del campo, pasto corto y bien verde, rocas que cobijan lagartos y víboras, y yuyales que se ven sabrosos para los bichos, mas abajo un hilo de agua se achata y se extiende entre el pastizal creando un oasis de actividad para pájaros y bichos de cuatro patas. Avestruces, teru teros, garzas, nutrias, gallinetas y tortugas, nos llenan los ojos de vida y alegria. Del otro lado del humedal, rumbeando para la parte mas alta del campo, un almacigo de flores de macachines lilas y amarillos, nos muestra un paraíso donde las mulitas juegan a la mancha, es media mañana, el sol todavía no ha calentado, es la hora de la caza…y ahí se arma el zafarrancho, los mas jóvenes salimos de disparada tratando de cortar el camino a las cuevas, Papa las arrea rumbo a nosotros, mi hermano se lambe, hay pocos mas rápidos que el para darlas vuelta de una patada y tirarse arriba a lo golero, es difícil que se le escapen, no termina de agarrar una cuando ya le hecha el ojo a otra, y así de a una van a terminar en la mochila grande que cuelga de la espalda del viejo.

De repente un grito nos manda parar, ¿para que hacer daño? Ya tenemos las que podemos comer y una o dos extras para llevar para las casas. Mi padre, criado a monte y campo nos enseña a respetar la tierra y sus frutos, cazar o pescar lo que se come, el resto hay que dejarlo en el campo o en el río, que se críe, que se reproduzca, que engorde…que nosotros o nuestros hijos, ya vamos a volver.

No comments:

Post a Comment