Un lugar donde un hombre de Florida (Uruguay), la capital de la Piedra Alta, cuenta de todo un poco, sobre su pueblo, su vida, sus viajes, su familia y más que nada, sobre su Florida natal. Tambien mucho sobre mi querido Camino de Santiago.



Thursday, October 13, 2016

El Arco de Caparra.



Los lugares que uno recorre cuando anda en el Camino, se van presentando, debido a que uno va a pie, lentamente, como un complemento del paisaje que se acaba de dejar atrás. Hay veces que parece una película en cámara lenta, donde todos los detalles se van clarificando a medida que va cambiando de escena y foco.


Eso sucede en el día a día del Camino, por eso no es extraño que uno se vaya compenetrando con sus alrededores y parece que se mimetizara con el espacio y tiempo. Pero hay veces que uno llega a lugares que resaltan, que rompen la norma e invitan a detenerse, pensar, explorar y maravillarse.

Después de haber pasado por Salamanca, Cáceres, Plasencia y ruinas como las de Castrotorafe o el Monasterio de Granja de Moreruela, uno no espera sorprenderse mucho mas. Pero siempre hay algo por ver, diferente o que te intrigue.



El trecho antes de llegar al Arco de Caparra, es bonito, relativamente solitario, los toros y las dehesas son la compañía constante. Se ve poca o casi ninguna persona, a lo mucho algún tractor trabajando a la distancia, por lo tanto se presta para perderse en uno mismo, deporte favorito de los peregrinos.

En eso me encontraba, totalmente disfrutando del trayecto y de la soledad del Camino, cuando inesperadamente, a la salida de un bosque, me encuentro de narices frente al Arco de Caparra. 


Después de haber visto innumerable cantidad de fotos del lugar, no esperaba que me sorprendiera al llegar, pero la verdad que fue un momento impresionante.

La majestuosidad del lugar va más allá de lo edilicio y de todo lo físico que lo rodea, son simplemente otro grupo de ruinas romanas de las que he visto en cantidades. Roma, Mérida, Sibari, Segovia y muchos otros lugares las tienen más grandes y mejor preservadas, pero este lugar en medio de la nada, rodeado de un paisaje pastoral inigualable, tiene una energía que no he sentido en ningún otro lugar del mundo que yo conozco. Quizás esté más relacionado con el peregrinaje que con la historia en sí.


Me descolgué la mochila y me senté  en unos bloques de piedra, mi estado de ánimo era súper positivo porque me sentía fuerte y contento, pero al sentarme a contemplar lo que me rodeaba, se me cayeron las lágrimas. No sé porque, pero de a poco la cabeza se me comenzó a llenar de historias que no sabía, de tiempos que no viví, de gente que no conocía. Sin saber cómo en ese momento me transforme en un romano de los tiempos de Caparra, recorrí sus callejones de piedras, sentí el olor de sus hornos y el ruido de sus herreros, me compenetre tanto que me parecía que yo había vivido todo eso.

No sé qué estaba pasando conmigo, pero una energía que no conocía, se había apoderado de mí, ¿sería que la reencarnación existe y que yo en otra vida había pasado por aquí? ¿O simplemente que debido a tantas horas solo en el Camino, mi mente estaba predispuesta a esta especie de alucinación?
En verdad no tengo respuesta para esas preguntas, pero sí sé que eventualmente voy a volver a ese lugar, las emociones y sensaciones que sentí en el Arco de Capara, me abrieron a examinar un monton de mis creencias y a estudiar un poco más sobre esos temas.

 Se puede decir que soy un peregrino al borde de la locura, o que soy una persona loca por peregrinar, pero al fin y al cabo, simplemente, estas son cosas que pasan en el Camino.

Juan Alberto Pintos Lecuna
















Mas sobre Caparra   http://aprendersociales.blogspot.ca/2014/06/romanos-en-extremadura-el-arco-de.html


No comments:

Post a Comment